¿Ser o tener? ¿Qué significa ser alguien en la vida?




¿Cuál es la diferencia entre ser o tener? Para empezar a analizar sus diferencias sustanciales me gustaría platicarles un poco sobre la perspectiva de Michel Foucault, gran pensador del siglo pasado que nos dio varias lecciones sobre el poder y el saber.


El saber lo podemos entender cómo un cuerpo de ideas canónicas o hegemónicas que engloban toda la construcción del conocimiento, ya sea científico, social, humanista, etcétera, se habla entonces de los cuerpos del saber. Foucault al analizar la relación entre el saber (cómo construimos el conocimiento) y el poder (cómo ejercemos el conocimiento) hizo dos descubrimientos muy importantes:


Primero, todo saber implica relaciones de poder. Es decir, no existe conocimiento que no tenga una conexión de poder con otras esferas de la vida. Las frases románticas como “El amor al conocimiento”, “El conocimiento por el conocimiento en sí mismo” o “La ciencia por la ciencia” no existen, pues Foucault nos dice que cualquier cuerpo de ideas que podamos llamar saber es un constructo que tiene relaciones de poder muy determinadas y específicas con la sociedad. Todo está relacionado con el poder.


¿Y qué quiere decir poder?

Foucault descubre que el poder no es solo un ejercicio vertical, como estamos acostumbrados a pensar, en donde los poderosos de arriba oprimen a los pobres de abajo, sino que el poder se da en absolutamente todas las relaciones humanas, sin importar el estrato o clase social a la que pertenezcan. Es decir, dentro de una familia de pobres, las relaciones familiares ejercen relaciones de poder, esto quiere decir que el poder no solo está implicado con cuestiones económicas sino también con cuestiones emocionales, con cuestiones del poder hacer de la gente.


¿Cuántos de nosotros no hemos estado ante una situación en la que decimos “estoy con las manos atadas”? Y no es porque estemos con las manos atadas físicamente, sino que cuando yo digo “Me siento con las manos atadas” me refiero a que no tengo una capacidad de acción sobre ese hecho, no puedo transformarlo ni modificarlo. El poder entonces es algo invisible que atraviesa todas las relaciones sociales siempre en dos caminos, el de ida y vuelta. Uno siempre ejerce poder y a uno siempre le están ejerciendo poder, lo delicado es darnos cuenta sobre a quiénes ejercemos el poder y quiénes ejercen su poder sobre nosotros, es ahí cuando se va complicando la historia.


Foucault, además señala que la cultura, lo que nosotros como seres humanos desarrollamos, es nuestra propia pecera, es decir, la cultura es del ser humano su pecera. Piensen en esto: el pez que vive en su pecera vive en un mundo encerrado y pequeño porque es incapaz de mirar lo que hay afuera de la pecera así como es incapaz de darse cuenta que está dentro de una pecera. Y al ser humano le pasa algo muy parecido: Todo lo que pensamos, sentimos y observamos esta mediado a través de la cultura, y somos tan ciegos a la propia cultura que creemos que son elementos objetivos que vienen fuera de ella, por lo que tendemos a universalizarlos y a decir que nuestra pecera no es una pecera, sino el mundo, y entonces hablamos del bien universal, del pensamiento universal o la belleza universal como si realmente fuéramos capaces de salirnos de nuestra pecera y mirar la totalidad.

Pero ¿cuál es el problema de vivir dentro de esta pecera cultural?

Actualmente nosotros no tenemos el control de nuestra pecera y tan es así que difícilmente alcanzamos a mirar los bordes de ella. Tantos siglos de lenguaje y de discursos de conceptos han generado históricamente una ceguera hacia esa pecera, por lo que no tenemos las herramientas necesarias para poder mirarla claramente.


¿Y qué pasa dentro de ella? Pues bueno, cuando nacemos nos configuran absolutamente todos los elementos de nuestra personalidad y de nuestra relación con lo social. La forma en como miramos al mundo son creencias culturales, las cosas que creemos son formas culturales. Lo que para nosotros es bueno y bello para otra cultura no lo es, pero como lo universalizamos vamos con la otra cultura y le decimos: “Estas muy equivocado, nosotros sí sabemos lo que es bello y bueno, y tú no”. Ese es el problema de la universalización de esta pecera del occidente.




Imagen: https://64.media.tumblr.com/tumblr_lyppzgf42D1r337tvo1_1280.jpg


Pero, dentro de esta pecera a mi me resuena una pregunta mas allá del ¿Quién soy? y es la pregunta del ser o tener dentro de la pecera. Es decir, yo soy un pez en la pecera, ya nací en esta cultura y no tengo como salirme de ella, entonces ¿A qué me enseña? ¿Me enseña a ser o me enseña a tener?


Últimamente está muy de moda hablar de la felicidad y creo que es un tema que vale la pena que retomemos en los siguientes episodios, pues la felicidad no es algo tan trivial ni tan simple como se suele verse en facebook, internet u otros medios de comunicación. La felicidad suele equipararse al éxito en nuestra sociedad y en nuestra pecera cultural nos enseñan desde chiquitos que, como ya nacimos, ya somos, pero nacemos sin cosas, así que hay que procurar tener cosas en la vida.


Cuando la filosofía se originó, se avocó a pensar en quién soy, pero desde el siglo XX se dejó de hacer la pregunta por el ser y comenzó a hacerse la pregunta por el tener, es decir, se comenzó a educar a la gente no para ser de cierta forma sino para aprender a obtener cosas. Ya no hay una preocupación del cultivo por el si mismo, ya no existen estas escuelas griegas donde se mandaban a los niños y adolescentes a cultivarse a ellos mismos, no, ahora te mandan a una escuela en la que te van a enseñar cómo tener cosas, cómo generar dinero, como ser una persona de "éxito".


En esta sociedad hablamos del "éxito" como si fuera un sinónimo de la felicidad, pero tengamos muchísimo cuidado por ahí, porque el "éxito" es una palabra absolutamente vacía. No tiene un contenido conceptual y la felicidad es una palabra muy importante a nivel conceptual para nosotros los seres humanos. En esta sociedad nos enseñan que el éxito te va a llevar a la felicidad: si tú tienes mucho dinero, mucho tiempo libre y eres tu propio jefe, cómo no vas a ser feliz, si tienes todo para serlo. Pero esta ecuación no sirve, es vacía insisto.


Entonces ¿Qué significa ser exitoso? ¿Exitoso en qué?

El otro día vi un meme muy bueno en Facebook que decía “El éxito, a los 3 años es no hacerte pipí en la cama, a los 15 años es terminar la secundaria. A los 18 es ingresar a la universidad y a los 60 es poder caminar sin bastón”. En cada momento distinto de nuestra vida hay distintas metas y las metas se pueden relacionar con el éxito: porque porque logré la meta entonces mi campaña o mi emprendimiento fue exitoso. ¿Pero qué pasa cuando las metas de la vida no son tan claras?


Recuerdo muchas clases de orientación vocacional, terribles, en las que nos pedían trazar nuestras metas de vida, a corto y largo plazo. ¿Cómo voy a saber cuáles son mis metas de vida de corto y largo plazo si una meta implica necesariamente un objetivo material? Y aunque no esté hablando de dinero, implica un objetivo material. Por ejemplo, mi meta puede ser terminar la preparatoria, pero esa meta tiene un objetivo material, es decir, un certificado, que es un papel, que es un objeto, que me dice que yo estoy avalado porque ya terminé la preparatoria. En este sentido todo el éxito esta relacionado con algo material, a diferencia de la felicidad. La felicidad es algo muy complejo que insisto, vamos a tocar con calma en los siguientes episodios.


Pero, volvamos un poco a la pecera: Esta pecera sociocultural se ha especializado estos últimos años en crear individuos, nos han educado para que creamos que somos seres independientes e individuales con una identidad determinada, que no necesitamos de nada ni nadie para lograr el "éxito" y esta, es una de las grandes trampas del neo-liberalismo. ¿Por qué? Porque el neo-liberalismo disfraza los problemas estructurales y sociales como individuales, y entonces tú vas por la vida sintiéndote un fracasado total por no poder encontrar trabajo, porque neo-liberalismo te dice que es tu culpa que no encuentres trabajo, porque tú no eres lo suficientemente "exitoso", porque tú no sabes hacer un buen currículum, porque tú no te has preparado lo suficiente, porque tu mente esta negada al "éxito" o porque tú no tienes la programación neurolinguística para ser la persona mas "exitosa" del mundo, y eso es una falacia, una mentira horrible y atroz del neo-liberalismo.


Si uno no consigue trabajo en esta sociedad puede ser por mil factores pero no porque no te hayas preparado, no porque tú estés fallando en algo o porque el problema esté en ti, es porque la sociedad tiene una crisis brutal y no está ofreciendo las oportunidades laborales que debería ofrecer para el tamaño de estructura social que tiene. Es porque estamos en una crisis estructural, financiera, capitalista e incluso ideológica que nos lleva a pensar los problemas de la sociedad se tienen que resolver desde lo individual y entonces recae en cada uno de nosotros la tarea monumental y titánica de ser "exitosos" y "felices" en la vida, y perdón, pero esto es algo inconcebible, una grosería. Nosotros no nacemos para ser "exitosos", tampoco nacemos para ser "felices". La felicidad puede ser algo contingente, algo que tengamos; que seamos felices al lograr algo en nuestra vida, eso sí es un buen objetivo de vida. Pero el ser "exitoso" puede ser algo tan vacío y tan banal que, además te puede llevar a una espiral de depresión, de culpabilidad, de auto-reproche, en el que tú mismo te hagas sentir tan mal porque toda la sociedad, toda esta pecera cultural que esta a nuestro alrededor, te va a señalar constantemente que eres tú el responsable de tu infelicidad, de tu falta de "éxito".




Imagen: https://2.bp.blogspot.com/-DurIOc0B-pg/V-SwP14oDUI/AAAAAAAAAEM/YgJHCXWuYl401tqXNCTiqRJ06-8H_55gQCLcB/s1600/neo.jpg


Esta pecera llamada neo-liberalismo nos señala constantemente que los problemas son individuales. Todas las formulas para resolver dichos problemas, todo lo que encontramos en internet y en los medios, esas recetas para ser felices y que nos venden una vida más plena y más saludable son irreales porque están partiendo de una falacia, están partiendo de la idea de que el problema de tu crisis económica es tu falta de voluntad y tu falta de emprendimiento y no un problema de estructura socio-económico en realidad. Si no hay una buena estructura socio-económica por mas que tú tengas la mejor preparación no vas a encontrar un trabajo dentro de esa estructura que está en crisis. Entonces… bueno, no les hago el cuento muy largo, esto simplemente fue solo una pequeñita introducción para hablar en los siguientes episodios sobre la felicidad.


Los seres humanos no nacimos para ser individuos aislados, sin embargo si necesitamos procesos de individuación, que es algo muy distinto y que ya iremos platicando con calma.


Por naturaleza necesitamos lo colectivo, estar en sociedad, con gente, así que, de entrada, si no podemos lidiar con todo esa frustración que nos produce el no ser "exitosos" al menos no lidien con esto solos, busquen amigos, gente a su alrededor. Recuerden, la muerte del ser humano es el individuo, el sentirse solo, único o aislado, necesitamos volver a mirar un poco hacia lo colectivo, hacia lo social.


Bueno muchas gracias por su atención, no olviden ponerse en contacto conmigo, pueden mandarme un mensaje directamente en mi sitio web www.araliavaldes.com.mx o escribirme a hola@araliavaldes.com.mx, también pueden visitarme en mis redes sociales: Facebook @AraliaValdesFA o Twitter @araliavaldesAF


Y no duden en mandarme cualquier pregunta o comentario, si tienen alguna sugerencia en específico o si quieren que hablemos de algún tema, autor o lo que ustedes gusten.

Muchas gracias, fue un placer estar con ustedes, hasta el siguiente episodio.



83 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo